Aller au contenu principal

Falsabilidad


Falsabilidad


En filosofía de la ciencia, la falsabilidad o refutabilidad es la capacidad de una teoría o hipótesis de ser sometida a potenciales pruebas que la contradigan. Es uno de los dos pilares del método científico, siendo la reproducibilidad el otro.

Según el falsacionismo, toda proposición científica válida debe ser susceptible de ser falsada o refutada. Una de sus principales implicaciones es que la corroboración experimental de una teoría científicamente «probada» —aun la más fundamental de ellas— se mantiene siempre abierta a escrutinio.

El falsacionismo, en todas y cada una de sus múltiples formas, es una idea interesante, pero insuficiente como para caracterizar qué es lo que es ciencia o para resolver el problema de la demarcación. Sufre de una serie de dificultades lógicas y epistemológicas, que deberían detenernos, si lo que buscamos es obtener una respuesta en cuanto a qué es buena ciencia y qué no.[1]

Definición básica

En la propuesta original de Karl Popper, la falsabilidad de una teoría se verifica si existe - o se puede imaginar - al menos un evento observable experimental que puede contradecir el resultado esperado de la aplicación de la teoría.[2]​ Esto se hace de forma deductiva por modus tollens.

En general, una proposición universal es falsable si existe al menos un enunciado lógicamente posible que se deduzca de ella, que pueda demostrarse falso mediante observación empírica. Si ni siquiera es posible imaginar un enunciado empíricamente comprobable que contradiga la proposición original, entonces tal proposición no será falsable.

Ejemplo

Un ejemplo sencillo ayuda a entender el concepto. Para justificar la generalización "todos los cisnes son blancos", según el verificacionismo tendríamos que buscar a todos los cisnes para comprobar que todos son blancos, algo prácticamente imposible. En cambio, según el falsacionismo, bastaría hacer lo contrario: buscar un cisne de cualquier otro color. Así, solo haría falta buscar un cisne diferente para falsar esa hipótesis, algo mucho más fácil.

Este ejemplo se deriva de la importante forma de argumentación válida modus tollens. Si de una afirmación P {\displaystyle P} con condiciones iniciales se deduce lógicamente Q {\displaystyle Q} , es decir P Q {\displaystyle P\rightarrow Q} , pero lo que se observa es ¬ Q {\displaystyle \neg Q} , entonces P {\displaystyle P} es falsa, es decir ¬ P {\displaystyle \neg P} . En el ejemplo del cisne, dada la afirmación P {\displaystyle P} "todos los cisnes son blancos" y la condición inicial "he aquí un cisne", se puede deducir Q {\displaystyle Q} "este cisne es blanco". Pero si es posible observar o al menos imaginar la observación ¬ Q {\displaystyle \neg Q} "este cisne no es blanco" (por ejemplo, es negro), la afirmación "todos los cisnes son blancos" sería falsa, ¬ P {\displaystyle \neg P} . Esto comprueba que la afirmación inicial es falsable.[3]

Falsabilidad y método científico

La falsabilidad o refutabilidad es el segundo pilar del método científico, siendo la reproducibilidad el primero. Esta establece que toda proposición científica debe ser susceptible de ser falsada o refutada.

Establece que se podrían diseñar experimentos sobre subconjuntos específicos de parámetros que arrojen resultados distintos a los predichos originalmente, negando la hipótesis original para estos parámetros. Por lo tanto, las proposiciones científicas nunca pueden considerarse absolutamente verdaderas, sino a lo sumo «no refutadas».

Falsacionismo

Referencias

Véase también

  • Repetibilidad
  • Ni siquiera es falso
  • Navaja de Ockham
  • Argumento ad ignorantiam
  • Pseudociencia

Text submitted to CC-BY-SA license. Source: Falsabilidad by Wikipedia (Historical)