Aller au contenu principal

Barroco en Polonia


Barroco en Polonia




El barroco polaco fue un movimiento artístico que se extendió desde finales del siglo XVI hasta mediados del siglo XVII. Como el barroco en otras partes de Europa, el barroco polaco enfatizó la riqueza y el poder triunfante en las diversas formas de arte de su tiempo. A diferencia del estilo artístico anterior, el Renacimiento, que intentaba describir la belleza y armonía de la naturaleza, los artistas barrocos se esforzaron por crear su propia visión del mundo. El resultado fue un estilo complejo, que es considerado por algunos críticos como grandioso, y por otros caótico y discordante, influido por la afectación religiosa y la exaltación, reflejando los tiempos convulsos de la Guerra de los Treinta Años en la Europa del siglo XVII.

Barroco y sarmatismo

El barroco polaco estuvo influenciado por el sarmatismo, la cultura de la szlachta, la nobleza polaco-lituana.[1][2]​ El sarmatismo, a su vez, estuvo fuertemente influenciado por el estilo barroco y produjo una mezcla única de influencias orientales y occidentales (estilos italianos y franceses). «Oriente» aquí se refiere a la cultura oriental del Imperio otomano, no a la cultura ortodoxa de Moscú. Esas influencias orientales procedían de la larga frontera, común entre Polonia y el Imperio otomano con las frecuentes incursiones entre ambos.[2]

El pensamiento sarmatiano glorificaba la vida rural idealizándola y la Libertad Dorada de la nobleza, que se oponía al poder absoluto del monarca.[2]​ El sarmatismo enfatizaba la habilidad militar, remontándose a los días en que la szlachta apareció por primera vez en la clase de caballeros; y sus valores religiosos, ambos asociados a la misión histórica del pueblo polaco como bastión del cristianismo. Los nobles sármatas se sentían superiores incluso a la nobleza de otras naciones, a las que consideraban sumisas y casi esclavizadas por sus gobernantes (según la Constitución polaca, el rey no era más que un «igual entre iguales»). Sin embargo, con el tiempo, los ideales del sarmatismo se corrompieron. En el siglo XVIII, durante la Ilustración en Polonia, el sarmatismo era visto a menudo como una reliquia ultraconservadora del pasado, en oposición al progreso, y se pensaba que su continuidad conducía al declive del país.

En un ámbito más material, las influencias de Oriente eran visibles en la vestimenta, las armas y las decoraciones de los nobles.[2]​ El nuevo traje polaco se basaba en la túnica del Imperio otomano, que se extendió desde la nobleza hasta los habitantes de las ciudades e incluso a los campesinos. Un noble polaco vestía una túnica larga como żupan, delia y kontusz, a menudo forrada con telas caras; equipado con un cinturón de fajín (pas kontuszowy) y con accesorios con botas hasta la rodilla de suave cuero .[2]​ Los caballos árabes eran comunes en la caballería polaca. Durante el siglo XVII se hizo popular el afeitarse la cabeza al estilo tártaro.[2]​ El símbolo de la clase noble era el arma de hoja curva, la szabla, un cruce entre el sable y la cimitarra.[2]​ También eran comunes las dagas, vainas, alfombras, cascos, monturas, klims, alfombras, tapices y bordados otomanos: lo que no se adquiría del comercio venía como botín de los muchos conflictos militares a lo largo de la frontera sur de la Mancomunidad.[2]​ La mansión ] (dwór, dworek) del noble polaco estaba decorada con trofeos de guerra de este tipo.[2]​ Algunos artículos de lujo eran de producción nacional, a menudo imitando el estilo oriental;[2]​ la mayoría se importaba del oeste a través de Danzig (Gdańsk) o del este. Exhibir la riqueza de uno era importante, y las excusas eran muchas: el día del santo patrón, así como las bodas y los funerales que se celebraban de manera extravagante.[2]​ Un arte distintivo de los retratos de ataúdes (Portret trumienny) surgió durante ese período.[2]

JBL PARTYBOX ENCORE

La contrarreforma y los jesuitas

La Iglesia católica romana se convirtió en uno de los principales patrocinadores de las artes; otro fue la casa real, cuyo patrocinio fue particularmente visible en la nueva capital de Varsovia.[3]​ Allí, el piadoso rey Segismundo III Vasa patrocinó muchas construcciones sacras barrocas. En su primera fase, la arquitectura eclesiástica barroca se asoció principalmente con la orden de los jesuitas, que llegó a Polonia en 1564, como parte de la Contrarreforma, una tendencia que triunfaría en Polonia durante el siguiente siglo.[2]​ Los jesuitas fundaron iglesias y escuelas en muchas ciudades importantes, prevaleciendo lentamente sobre los centros de educación protestantes en Thorn (Toruń), Gdańsk y Elbing (Elbląg) y Leszno (donde se encontraba la escuela Comenius de los hermanos bohemios).[2]​ La victoria final de la Contrarreforma en Polonia sería, en última instancia, una de las razones que contribuyeron a reforzar la identidad católica del país.

Arquitectura barroca en Polonia

Véase también

  • Cultura polaca
  • Romancicismo en Polonia
  • El renacimiento en Polonia

Notas

Giuseppe Zanotti Luxury Sneakers

Referencias


Text submitted to CC-BY-SA license. Source: Barroco en Polonia by Wikipedia (Historical)



PEUGEOT 104